En una carta enviada a la Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC, siglas en inglés), Facebook recalcó que el dejar de publicar contenidos periodísticos no supone un gran impacto dado que, ya en enero de 2018, hizo cambios en los algoritmos que privilegian las publicaciones de amigos y familiares y reducen la exposición de los usuarios a las noticias.

«Tenemos la confianza de que el impacto y los ingresos de la comunidad de Facebook en Australia sería poco significativa si dejamos de ofrecer contenidos noticiosos en Australia», precisó la empresa de Mark Zuckerberg en un comunicado de prensa.

La ACCC tiene previsto publicar en julio próximo el borrador de un código de conducta obligatorio, encargado por el gobierno de Australia, que incluye el pago y el intercambio de los ingresos generados por parte de las multinacionales tecnológicas por la publicación de noticias publicadas en los medios locales.