La Federación Europea de Periodistas y representantes de la Comisión Europea han debatido en el último mes sobre la posibilidad de constituir un ‘Plan Marshall’ para ayudar a los medios de comunicación a afrontar las consecuencias de la crisis del coronavirus. Las empresas de este sector se han enfrentado durante las últimas semanas a una situación paradójica, porque mientras la audiencia de la prensa digital aumentaba de forma significativa, ante el interés de los ciudadanos en la información sobre la crisis sanitaria, sus ingresos sufrían un importante descenso, dada la paralización de la actividad económica como consecuencia del estado de alarma y de las medidas de distanciamiento social que tiene aparejadas.

Miembros de la Federación mantuvieron una reunión hace unas semanas con los comisarios Věra Jourová y Thierry Breton; y les explicaron la necesidad de elaborar un programa para respaldar a los medios de comunicación, en un momento histórico en el que la Comisión Europea ha expresado su preocupación por el fenómeno de las fake news y su supuesta capacidad para desestabilizar las democracias occidentales.
La idea de la parte sindical es que ‘Mashall Plan for Media’ beneficie a las empresas periodísticas que no hayan presentado expedientes de regulación de empleo, ni hayan realizado despidos colectivos en sus periodistas.