La alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, alertó por sobre las medidas restrictivas impuestas por varios Estados contra los medios de comunicación, así como por la detención e intimidación de periodistas, al tiempo que señaló que el libre flujo de información es vital en la lucha contra la Covid-19. “Algunos Estados han utilizado el brote del nuevo coronavirus como pretexto para restringir la información y acallar las críticas. Una prensa libre siempre es esencial, pero nunca hemos dependido de ella más de lo que lo hacemos en esta pandemia”, señaló.

Afirmó que algunos líderes políticos han hecho declaraciones contra periodistas y trabajadores de los medios que crearon un ambiente hostil para su seguridad y su capacidad para llevar a cabo su trabajo. Con base en datos del Instituto Internacional de Prensa, refiere que se han dado más de 130 presuntas violaciones a la libertad de prensa desde el inicio del brote, lo que incluye más de 50 casos reportados de restricciones al acceso a la información, censura y regulación excesiva contra la desinformación.