En España, durante el 2003, las cadenas de televisión firmaron un convenio con el Gobierno para mejorar la información sobre violencia contra la mujer, se trató de un «Decálogo de Recomendaciones» amadrinado y editado por el Instituto de la Mujer. Con el paso de los años, en julio de 20016, vino al mundo un nuevo documento al respecto, ahora un estudiado recetario de doce puntos en los que se da sugerencias a los medios de comunicación de cómo tratar las noticias sobre Violencia de Género. Entre aquellas doce recomendaciones, que se conocen como «Código de Buenas Prácticas», destacan las siguientes las siguientes:

  1. Presentar los casos de violencia de género no como situaciones aisladas, sino como un problema generalizado que afecta a muchas mujeres.
  2. Introducir en todas las noticias sobre violencia de género información útil como, por ejemplo, los teléfonos de atención, para que las víctimas puedan conocer los recursos de apoyo y protección existentes.
  3. Seleccionar cuidadosamente las fuentes informativas, desechando aquellas que pudieran inducir a explicar la violencia como consecuencia del deterioro de la relación sentimental o de un arrebato puntual.
    Identificar claramente el comportamiento del agresor con los detalles necesarios para mostrar que se basa en la desigualdad y que nunca tiene justificación.
  4. Sin renunciar al deber de informar, tratar los casos de violencia de género de modo que se refleje la implicación positiva del medio de comunicación en la erradicación de la violencia.