Hoy la web, las redes sociales, múltiples interacciones digitales, la TV y sus derivaciones, canales de cable abastecen a los lectores. Pero no era así antes, ni siquiera anteayer. Durante varias generaciones, esa pasión se construyó entre los relatos (familiares y de amigos) y lo que alimentó el periodismo escrito y radial. Y allí, hace exactamente un siglo, nació un motor de esa pasión, que unió al periodismo con el deporte: la revista El Gráfico, fundada por el inmigrante y emprendedor uruguayo Constancio C. Vigil. Entre la vorágine tecnológica y las vicisitudes socioeconómicas, dejaron la revista en el recuerdo. Pero un vibrante recuerdo. Para quienes fueron sus protagonistas, comenzando por generaciones de deportistas que crecieron soñando con “la tapa” de El Gráfico.