RTVE tiene un problema generacional. La radiotelevisión pública cuenta con casi 6.000 trabajadores al cierre de mayo y la edad media de la plantilla es de 54 años, cuatro años más con respecto a 2017. La corporación no convoca nuevos puestos desde hace 12 años y los sindicatos han puesto el grito en el cielo para advertir del peligro de no rejuvenecer los equipos de forma progresiva.

En concreto, ha sido USO quien ha denunciado en un informe que la plantilla actual de fijos solo tiene cinco personas con menos de 30 años. Son dos trabajadores de 27 años y tres de 29 años. Dado que no se han convocado plazas nuevas, el sindicato apunta a que esto se debe a que algunos empleados han logrado conseguir ser fijos tras ir a los tribunales, única vía de acceso a un puesto estable a día de hoy.